Cosas de mamás

Cuando me quedé embarazada me entraron unas ganas locas de leer todo lo que tenía que ver con esa etapa emocionante y confusa en la que acababa de entrar. Hasta entonces no había prestado apenas atención al mundo de las mamás y los bebés. Aunque deseaba mucho unirme al club… ¡me daba mucha pereza! triponcha

Y así es como descubrí un universo en continua expansión. Blogs de mamás primerizas que comparten sin pudor sus noches sin dormir y su rutina de tetas y cacas. Tiendas on line que venden carritos, maxicosis, cunas, minicunas, moisés, hamacas, gimnasio, uffff…. Páginas con consejos de pediatras, doulas, enfermeras, asesoras de lactancia. Ránkings de cosas útiles e inútiles que comprarle al bebé. Críticas de carritos y sus prestaciones. Cosas con nombres como cuski o doudou. Y opiniones, miles de opiniones.

Pero como es un universo que se expande infinitamente, descubrí aún más cosas. Por ejemplo: 1) No es lo mismo un trío que un dúo (y ninguno de los dos son lo que yo creía hasta ahora). 2) El porteo es una maravilla pero solo si sabes elegir el fular perfecto, pues los hay elásticos o fijos, de algodón ecológico o de mezcla, con metros de tela o con anillas. 3) Si te descuidas, puedes quedar atrapada durante una tarde entera en los intrincados bucles de los foros para embarazadas.

Leí libros, descubrí a Laura Guttman y leerla me hizo llorar de alivio al sentirme comprendida y también morirme de miedo con sus amenazas de que parir una criatura es sinónimo de enfangarte en esa sombra tan fea que acarreas. Aprendí las abismales diferencias entre parto natural y parto medicalizado, casi tan profundas como las diferencias entre el doctor González y el señor Estevill.

Ahora que estoy de ocho meses ya no leo gran cosa. Me he informado y decidido que quiero un parto lo más natural posible, que no aplicaré ningún método para “enseñar a mi hija a dormir” y que no la dejaré llorar desconsolada porque “en los brazos se malacostumbra”. He comprado una cuna de colecho y no tengo biberones. Y también he decidido que no voy a pasarme tres años dándole el pecho y que no estoy dispuesta a cambiar alegremente sus sábanas cada día si tengo una niña que se hace pis hasta los siete años, aunque algunos digan que es perfectamente normal.

He aprendido muchas cosas útiles y he cogido ideas de aquí y de allá. Pero soy consciente de que una cosa es la teoría y otra la práctica. Cuando mi hija nazca la conoceré, aprenderemos juntas, lo haremos como mejor sepamos, como podamos. No quiero leer más libros de pediatras que al fin y al cabo nunca sentirán como siente una mujer. No quiero asustarme leyendo historias de partos terroríficos. No quiero acabar  con los sesos fritos cada vez que quiero comprar algo en internet y encuentro veinte modelos diferentes con sus respectivas opiniones adosadas.

Y después, cómo no, están los consejos de las otras mamás, que a la que te descuidas te explican cómo tienes que hacer las cosas. La verdad es que las comprendo, pues yo misma aún no he dado a luz y tengo que contener mis ganas de aconsejar a las amigas que han quedado embarazadas después de mí. Y es que me da la sensación de que muchas mujeres estamos deseando hablar con la voz de nuestro instinto, esa que tantas veces queda sepultada bajo el aluvión de consejos, cursos, libros, vídeos y demás recomendaciones sobre el embarazo, el parto y la crianza.

¿Quieres dejar un comentario?