Recetas de vida anticáncer

 

recetasLa editorial Urano me envía el nuevo libro de Odile Fernández, Mis recetas de cocina anticáncer. Se me hace la boca agua leyendo las recetas y viendo las fotos, llenas de color y de vida. Aunque la verdad es que algunas combinaciones me parecen un poco complicadas o no me convencen (mmm… a las algas no termino de encontrarles la gracia).

Pero lo que me apasiona de este libro es la historia de Odile, médico de familia a la que detectaron un cáncer avanzado de ovarios con múltiples metástasis. Ella decidió seguir el tratamiento que le proponía la medicina convencional, pero también decidió cambiar radicalmente su alimentación y su actitud. Se curó, fue mamá dos veces y ahora es una especie de ángel para otros enfermos, para los que estamos sanos y espero que para muchos de sus compañeros de profesión.

Fernando, mi hermano pequeño, murió a los 17 años de un cáncer de huesos muy agresivo y doloroso. Le trataron en las mejores clínicas, con los métodos más avanzados de la época (principios de los 90). Pero ninguno de ellos tuvo en cuenta lo que él comía o lo que sentía. A mi madre también la operaron de cáncer (de colon) hace seis años. Ella sí se curo, y también hizo algunos cambios en su alimentación. ¿Hasta que punto influyeron? Pues no lo sé. No creo que la actitud optimista por sí sola pueda curar. Hay miles de enfermos con una sonrisa permanente en los labios y que son los primeros en animar a sus familias, y acaban muriendo. Así era Fernando, por ejemplo.

Lo que me parece terrible es que todavía tantos médicos se limiten a combatir los síntomas físicos de la enfermedad, obviando por completo la importancia de la alimentación, el pensamiento positivo y los hábitos saludables. Y es tristísimo que millones de personas se refugien exclusivamente en las pastillas cuando se sienten mal, y no sepan (o no quieran saber, pues existe información de sobra) que existen otras formas de sanar la raíz de sus dolores físicos o emocionales. Dicen las legendarias medicinas orientales, y estoy segura de que tienen mucha razón, que somos un todo cuerpo-mente-espíritu, y que la enfermedad física es a menudo la expresión de un malestar que comienza siendo emocional. Pero eso, aquí, se tiene tan pocas veces en cuenta…

Seguramente porque no pude hacer nada por ayudar a mi hermano, pues yo también era muy joven y me sentía desbordada, sueño con una sociedad en la que los hospitales se conviertan en remansos de paz y bienestar, verdaderos centros de salud y no de enfermedad. Me los imagino atendidos por médicos como Odile, enfermeros y terapeutas trabajando en equipo para ayudar a sus pacientes, y siendo justamente respetados y remunerados por su trabajo. Imagino que ningún médico más le dice a nadie lo que uno le dijo a mis padres hace  21 años: “A su hijo le quedan tres meses de vida”…

Cosas de mujeres

Martin A. La Regina

Mientras releo la novela “Solo para mujeres”, de Marilyn French, que me ha enviado la editorial Lumen, recuerdo lo mucho que me gustó la primera vez que la leí, cuando estaba en los primeros años de universidad y llevaba el título más escueto de “Mujeres”. Eran los tiempos de descubrir a las Brönte, Woolf, Austen, de Beauvoir, Martín Gaite. No es que antes no hubiera leído. Todo lo contrario. Yo devoraba los libros, en casa anárquicamente y en el instituto tal y como me ordenaban. Baroja, Unamuno, Machado, Lorca, Galdós, Cervantes. Tampoco es que estos no me gustaran (menos Baroja, que me provocaba ganas de dormir la siesta). Lorca me ponía el vello de punta, Galdós me enganchaba como un culebrón irresistible. 

Pero ni en el instituto ni en la universidad (y eso que yo elegí letras puras) nos mandaban leer libros escritos por mujeres. Y por eso las chicas de mi generación pasábamos, gracias al boca a boca y a una especie de magnetismo natural, de Enid Blyton, Agatha Christie y Purita Campos a buscar una habitación propia donde leer a las Brönte y compañía. Escritoras descomunales pero que siempre despertaban en Los Entendidos un rictus de “bah”, “literatura escrita por mujeres”. En esas, cayó en mis manos “Mujeres”.  Y me impactó porque hablaba de mujeres de nuestros tiempos, no de jovencitas arrebatadas en los páramos de Yorkshire.

Mujeres que se casan, tienen hijos, se divorcian, se caen, se levantan, vuelven a empezar. Mujeres que se reúnen para hablar con las amigas con tal de no volverse locas a fuerza de estar encerradas entre cuatro paredes. Mujeres que odian, y en el mejor caso toleran, a sus maridos, sin los que no tienen entidad propia.

Claro, la novela se publica en los años 70 y tiene un afán didáctico feminista evidente. Tal vez un poquito anticuado, pero sigue siendo una historia entretenida, lúcida, compleja, y sobre todo capaz de plasmar en la página los pensamientos secretos, las contradicciones a veces desgarradoras, la forma de sentir y de relacionarnos de las mujeres. Era la primera vez que leía a una mujer contar con tanta exactitud las cosas que nos pasan a todas las demás. Sí, sí, sí, pensaba yo a cada párrafo, aunque ni estaba casada ni era una desperate housewife de los suburbios americanos; ni tampoco una líder estudiantil comunista o lesbiana. Y la casa, los hijos, los mocos, los pañales: como a los personajes de la novela, todo eso me parecía una condena a la esclavitud. Me alegraba de haber nacido, a diferencia de ellas, un poco más tarde. Me consolaba leer que otras mujeres, aun de ficción, se sentían igual de rabiosas que yo, que crecí con tres hermanos varones en una casa donde mi padre ponía el grito en el cielo cuando estábamos malos y venía a vernos una doctora, y no un doctor. Donde yo me llevaba las bofetadas por reclamar que ellos también pusieran y quitaran la mesa.

Pero ahora que releo el libro descubro nuevos matices. Otros tonos, capas, colores, que la primera vez no pude percibir. Ahora, cuando pienso en mi madre, que era ama de casa en los años 70, me admiro preguntándome cómo hacía para ocuparse de la casa, el marido y cuatro hijos menores de cinco años. Y además ahora miro a mi alrededor y veo muchas, muchas mujeres asombrosas. Trabajan en la oficina, montan empresas, cuidan de sus niños mientras escriben libros, hacen gimnasia antes de ir a la oficina aunque hayan pasado la noche en vela porque el pequeño tenía fiebre, se divorcian porque no son felices sin que les frene el que sus dos hijos tengan necesidades especiales, son madres solteras por elección propia que cuidan solas de sus niños y además asesoran a otras mujeres que quieren quedarse embarazadas. Y mientras doy vueltas a todas estas ideas antes de ponerlas por escrito entrevisto a Almudena Bernabéu, una abogada y madre de familia que trabaja en Estados Unidos enviando dictadores bananeros a la cárcel. A punto de entrar en la lista de las personas más influyentes del año 2012 de la revista Time, Almudena contesta mis emails desde su iPhone y se disculpa por el retraso en responder (su “enano” la reclama entre viaje y viaje) con esa naturalidad de las mujeres admirables. 

Amor y Letras

letterEsta tarde he disfrutado con la película “Amor y Letras” (Liberal Arts), que cuenta la amistad romántica entre un hombre de 35 años y una jovencita de 19, alumna de la antigua universidad donde estudió él. Me temía una de esas comedias bobas que solo sirven para vegetar en el sofá una noche tonta, una de esas con chica atolondrada y chico demasiado encantador, pero me he encontrado con una película inteligente y tierna.

Los protagonistas se intercambian cartas, de las escritas a mano, y discuten acerca de los libros malos. Ella dice que los lee porque, aunque sean estúpidos, le hacen feliz. Él cree que no debemos leer para entretenernos, sino para tomar conciencia. Idolatra a su antigua  profesora de Literatura Romántica, la mejor maestra que ha tenido en su vida. Hasta que vuelven a verse y se topa con una mujer de corazón endurecido para quien los poetas románticos solo fueron unos tipos desgraciados que experimentaron un instante de trascendencia y tuvieron a bien ponerlo por escrito. 

“Amor y Letras” habla de cómo podemos amar la literatura, pero también aprender a cerrar los libros y dejar de leer sobre la vida para empezar a vivirla. Alargar la mano y atraer hacia nosotros un pedazo de cielo. Puede ser al recibir una carta escrita a mano, o recorriendo el asfalto mientras escuchamos música clásica. Habla de las cárceles de la vejez y los desiertos que transitamos en la adolescencia, de las crisis de mediana edad y de que no importa la edad que tengamos; siempre se nos ofrece una nueva oportunidad de encontrar belleza en un poema, en la bondad de un amigo, en la cadencia de las palabras que brotan de un corazón noble. Destellos de luz, puertas que se abren y nos traen una ráfaga de eternidad que se posa en nuestra piel como el beso de un amante.

O en palabras del poeta John Keats:

Lo hermoso es alegría para siempre:
su encanto se acrecienta y nunca vuelve
a la nada, nos guarda un silencioso
refugio inexpugnable y un reposo
lleno de alientos, sueños, apetitos.               
Por eso cada día nos ceñimos
guirnaldas que nos unan a la tierra,
pese a nuestro desánimo y la ausencia
de almas nobles, al día oscurecido,
a todos los impávidos caminos               
que recorremos; cierto, pese a esto,
alguna forma hermosa quita el velo
de nuestro temple oscuro. 

Las cosas buenas de los libros malos

A lo largo de mi vida me he tragado muchos programas del “Tomate”, alguna (de las primeras, que es perdonable) edición de “Gran Hermano”, bastantes telefilmes de los de después de comer y hasta dos o tres “Gandía Shores”. He pasado noches de fin de semana tumbada en el sofá con el pijama, haciendo zapping entre Patiño y Jorge Javier Vázquez. Y todo ello lo he hecho más bien en secreto, como cuando me depilo ciertas partes del cuerpo o cotilleo los perfiles de Facebook de las antiguas amigas con las que acabé a la greña. 

Ahora, mi tolerancia hacia lo que escupe la tele se ha reducido bastante. Podríamos decir que prácticamente no la soporto. Pero eso no quita para que sienta debilidad por los realities americanos de makeovers, reformas de casas o vestidos de novia (qué haría yo sin el canal Divinity). Y además, desde hace un tiempo, leo algunos best sellers. O sea, que me he devorado (sí, devorado) “El código Da Vinci” unos 10 años de que se lo leyera todo el mundo, y he de decir que lo hice de dos sentadas. También caí fascinada a destiempo ante “El tiempo entre costuras” o “La sombra del viento”. Los dos me encantaron (“El tiempo…” más). Incluso he descubierto lo mucho que me relajan los libros de Stephen King. 

Precisamente este autor, que inventa libros a borbotones, incluso utilizando seudónimos para no abrumar al personal, escribió una autobiografía deliciosa titulada “Mientras escribo”. Es un libro sincero, a veces vulgar, incómodo, pero auténtico. No esperéis encontrar glamour, anécdotas sobre el mundillo cultural o lecciones de vida en él. Stephen King no es Oscar Wilde. Pero es real. Es King con sus miserias, sus opiniones políticamente incorrectas y sus trivialidades vitales.

Uno de los consejos de Julia Cameron, autora de libros sobre escritura y creatividad que recomiendo absolutamente, es acercarse a la mala literatura que triunfa (que también puede ser cine, arte, etc) y tener el valor de deshacerse de los prejuicios y del ego para echar un vistazo a las razones de su éxito. ¿Qué tienen de bueno los libros malos? ¿Por qué un engendro literario como “50 sombras de Grey” ha vendido millones y millones de ejemplares? Creo, como Cameron, que merece la pena desprenderse de ideas preconcebidas y tener la humildad de preguntarse por qué. La verdad es que los best sellers enganchan, incluso si son tan malos como “50 sombras” o la saga “Crepúsculo”, por lo mismo por lo que nos fascinó el primer “Gran Hermano”. Porque todos ellos, aunque sean historias que puedan estar ambientadas en el siglo XVIII o en los mares del sur, hablan de cosas que nos tocan de cerca. De emociones, sentimientos, relaciones. Los leemos y pensamos “Sí, así es como yo me siento aunque nadie lo entiende” o “Eso es lo que yo pienso, pero no sé expresarlo con palabras”. Y por eso los devoramos. Porque están vivos. 

Y ese es el efecto que yo, cuando escribo, quiero causar en los lectores. Aunque no sea el único. Aunque la forma sea importantísima para mí. Así que un poco de telebasura, en realidad, me ayuda a entender las complejidades del ser humano sin necesidad de someterlas a un soporífero análisis intelectual. Por cierto, he leído que a Hillary Clinton también le encanta el reality de las casas. Le ayuda a relajarse en los ratos en que no está mediando en conflictos internacionales.