Yo y tú y todas las demás

Yo y tú y todas las demás

Yo y tú y todas las demás es mi primera novela (anteriormente la autopubliqué con el título de La gestión del yo). Es una historia sobre espiritualidad y poliamor en la que me pregunto qué es el amor incondicional y si es posible tener más de una pareja a la vez. La idea surgió de una experiencia personal y de mi trabajo como periodista especializada en terapias alternativas y crecimiento personal. Y así nacieron Alicia, Violeta, Diana y el misterioso Jorge.

Yo y tú y todas las demás

COMPRAR LIBRO (ebook o papel)

SINOPSIS

Los maestros espirituales -y últimamente los libros de autoayuda- nos han transmitido un bello mensaje: el amor incondicional no pide nada, deja libre a la persona amada y no la necesita para ser feliz. Dicen también que la auténtica felicidad es un estado de ánimo y ningún acontecimiento externo puede dárnosla o quitárnosla. La ley de la atracción asegura que podemos conseguir cualquier cosa que deseemos con solo desearla ardientemente. ¡Todo es posible en la era de la obsesión por el yo! Y… ¿también la relación ideal?

Esta es la historia de Alicia, Violeta y Diana. Tres mujeres muy diferentes entre sí, pero con un nexo común: su relación con un mismo hombre, el misterioso Jorge, al que las tres creen conocer tan bien como a sí mismas. Todo comienza cuando Alicia -como la protagonista del cuento de Lewis Carroll-, se sumerge en un mundo tan desconcertante como atractivo, el de las terapias alternativas y los cursos de crecimiento personal, cuyos gurús aseguran que “el secreto” para conseguir cualquier cosa es desearla ardientemente, y que el único obstáculo en el camino es el ego, con sus limitaciones y exigencias. Pero ¿realmente la felicidad es un estado de ánimo que no depende de los demás? Si el verdadero amor es incondicional, ¿podrías aceptar que el hombre que amas también ame a otras mujeres?

COMIENZA A LEER

“El amor universal habita dentro de ti, dentro de mí. No has de seguir buscándolo fuera. Porque mora en un rincón interior, profundo. En tu ser superior. Siempre ha estado ahí. Tú, como yo, te encarnaste en un cuerpo, en una vida. En esta vida. Y ahora es cuando decides tomar conciencia de tu misión en el mundo. Bien. Estás preparado para conectar. Tu cuerpo físico se ha relajado. Tu mente se halla receptiva. Mi ser, dispuesto a servirte de guía. Yo soy tu compañero en esta aventura terrenal que llamamos existir. Hermanado con tu alma para transmitirte la belleza que me ha sido mostrada. Ahora, serénate. El amor te guiará. Déjalo fluir. Respira y comprenderás. Así…”

Alicia respiró obedientemente y comprobó cuán largos podían llegar a parecerle diez minutos dedicados a fijar la atención en el gesto de inhalar y exhalar el aire que ahora conectaba su cuerpo físico -¿Es que había otro?- con algo llamado su ser superior, y que imaginaba como una proyección de su carne a la que le resultaba difícil otorgar forma, como si se tratara de un miembro o un músculo cuya existencia hubiera ignorado hasta entonces.

Sin embargo, al terminar la clase de prueba decidió apuntarse por un mes. La recepcionista del centro, una mujer con gafas de concha y melena lacia, la hizo esperar mientras cuchicheaba al teléfono. Aprovechó el tiempo muerto para mirar a su alrededor.

COMPRAR LIBRO (ebook o papel)

¿Quieres dejar un comentario?